Featured Post

Tyler Morning Telegraph - Galdámez brings church planting, education experience to Grace Español

Here are two articles written by Emily Guevara ( Twitter: @TMTEmily)  on our background and on  Grace Español .   Tyler Morning Telegraph...

Internet Archive bookmarks for: despond

Sunday, June 10, 2018

Cómo Sobrevivir en Tiempos Difíciles - Salmo 119:121-128 - Segunda Parte

Ahora el salmista  dice que es lo que hace cuando los opresores no solo le persiguen sino que le oprimen.

2. Cuando los Opresores Rechazan la Verdad de Dios vv. 126-128

A. Yo Pido que Dios Actúe v 126

“Tiempo es de actuar, oh Jehová,
Porque han invalidado tu ley.”

El salmista pide que actúe trayendo justicia sobre su vida en contra de aquellos opresores que invalidan la verdad de Dios, que no creen que hay una verdad absoluta. Estos opresores han decidido que la ley, lo que Dios manda no tiene significado ni valor.

De una manera enfática pide que Dios actúe hoy haciendo justicia contra estos opresores.

Nuestro mundo vive siguiendo el engaño del maligno de que no hay verdad. Como no hay verdad, no hay verdades absolutas. La verdad es lo que tu piensas que es. De esta manera cada persona vive a su manera y nadie tiene autoridad sobre su vida. ¡Rechazan la verdad de Dios!
¡Debemos pedir que Dios actúe!

Pero no solo sucede con los que no conocen a Cristo.

Si hiciéramos una encuesta hoy de cuantos cristianos verdaderamente obedecen al Señor, nos daríamos cuenta que no son muchos. Muchos cristianos viven la vida pensando que los mandatos del Señor son opcionales. Nuestra posición o estatus eterno serán en proporción a nuestra obediencia en la tierra. Esto enseño nuestro Señor Jesús. Mateo 5:19 (Matt. 5:19) Pero aun con todo esto a muchos de nosotros no nos importa mucho esto.

Debido a que los opresores han rechazado la ley del Señor como insignificante, el salmista toma dos decisiones. Esto es contrario a lo que mucho de nosotros haríamos o hacemos. Muchos nos damos por vencidos. Decimos que no podemos y nos dejamos dominar por la presión de este mundo. Vivimos vidas conformadas a este mundo. Vivimos vidas cristianas mediocres. Pero el salmista es siervo de Dios. Es uno que se somete a la autoridad de su Señor. Es uno que sabe que es mejor habitar con el Señor que habitar con los malos.

Así que decide tomar dos decisiones:
                                       
B. Yo Decido Amar los Mandamientos de Dios v. 127 (cf. vv. 14, 72)

“Por eso he amado tus mandamientos
Más que el oro, y más que oro muy puro. 

Esta decisión requiere una resolución seria. Decido valorar (más que el oro, el oro muy puro), amar, estar a lado de lo que Dios me manda en su Palabra.

Esta semana un predicador de salud y prosperidad de 68 años Jessee Duplantis dijo que Dios le dijo que se debería comprar un Jest Falcón 7X que cuesta $54 millones. De acuerdo a el, Dios le dijo, “Jesse, ¿Quieres venir aquí donde yo estoy? Antes de que contestes de contestaré-Isaías 65:24. Yo quiero que creas en mi por un Falcón 7X.”  Luego de decir es les pidió a sus televidentes que le manden dinero.
El ha tenido dos jets, y este sería el tercero. Esto además de tener una casa que cuesta 3 millones.
El también dijo, “Yo creo verdaderamente que si Jesús estuviera físicamente en la tierra no estaría viajando en un burro. Piensa por un momento. El estaría en un avión predicando el evangelio en todo el mundo.”

¡Aquí está un falso profeta que ama las riquezas y los mandamientos del Señor! La Escritura es clara que estos hombres no son de Dios.
11 !!Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.
16 Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho. - Judas 11,16

¡Qué tristeza que estos hombres aman más las riquezas que los mandamientos del Señor!

¿Haz decido tu amar la Palabra de Dios más que el mejor oro que pudieras obtener?

Esto quiere decir que no hay nada que tenga más valor que la Palabra, los mandatos, lo que Dios te manda. Esto quiere decir que quieres obedecerle a Él antes que seguir tus deseos, antes que obtener lo material, antes que obtener tu propio éxito.

Los opresores, profetas y maestros falsos te presionaran a seguir el camino equivocado pero ver esto te impulsa, te lleva a decidir decidir amar los mandamientos de Dios.

La segunda decisión es:

C. Yo Decido Aceptar lo que Dios Ha Dicho y Rechazar la Falsedad v. 128

“Por eso estimé rectos todos tus mandamientos sobre todas las cosas,
Y aborrecí todo camino de mentira.”

El salmista hace esto pero también decide aceptar lo que Dios ha dicho como lo mejor, lo que lleva en el camino recto sobre todas las cosas. Sobre sus deseos, sobre sus planes, sobre sus sueños, sobre sus sufrimientos, sobre la presión que tiene de los opresores. Como hablábamos  la semana pasada, no es un hombre de doble ánimo. Hay dos caminos, el camino ancho, fácil que lleva a la perdición y el camino angoste, difícil que lleva a la vida eterna y él no lo piensa dos veces en cual debe seguir.
No solo esto sino que rechaza “todo camino de mentira.”

Notemos que dice “todo” camino de mentira. ¡Ah, que diferente es el cristiano hoy día! Rechaza lo que es “verdaderamente malo” pero acepta “las cosas pequeñas” como las mentiras, como la pereza espiritual, como el orgullo, como el no buscar a Dios en la oración y a través de su Palabra. Acepta las mentiras que ve en películas ya que solo es “entretenimiento”.

Pablo dijo en Gálatas 5:7-9  “Vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad?  8 Esta persuasión no procede de aquel que os llama. 9 Un poco de levadura leuda toda la masa.”
El salmista sabía esto y por eso decía que aborrecía todo camino de mentira. Si quieres sobrevivir en tiempos difíciles y caer en sus garras debes aceptar lo que Dios ha dicho y rechazar todo camino de mentira.

Esta mañana, Dios te invita a que en tus momentos difíciles cuando los opresores, ya sean personas, sean espirituales o luchas internas, les hagas frente tomando ciertas decisiones:
- Yo Actúo Rectamente Aun Cuando el Mal Parece Prevalecer.
- Yo Reconozco a Dios como Responsable de mi Cuidado.
- Yo Espero en su Salvación y su Palabra.
- Yo Confío en su Amor Incambiable y Pido que me Enseñe.
- Yo Deseo y Pido Conocer Más del Discernimiento de Dios.
- Yo Pido que Dios Actúe
- Yo Decido Amar los Mandamientos de Dios.
- Yo Decido Aceptar lo que Dios Ha Dicho y Rechazar la Falsedad.



Cómo Sobrevivir en Tiempos Difíciles - Salmo 119:121-128 - Primera Parte

Cómo Sobrevivir en Tiempos Difíciles
Salmo 119:121-128


Históricamente los cristianos han sido los más perseguidos a nivel gubernamental por su fe. En nuestros tiempos hoy sigue de igual manera, en todos los países excepto las Américas.  Es difícil para nosotros relacionarnos con este concepto de opresión porque no lo hemos experimentado.

Además la razón por la cual no hemos experimentado esta opresión es porque no estamos viviendo de una manera que reta a nuestra cultura con el evangelio. El evangelio demanda un cambio de vida, una transformación y una entrega a Cristo como Salvador. Pero esto debe ser primero una realidad en nosotros.

Desafortunadamente, vivimos en un tiempo de cristianismo cómodo. No somos oprimidos o perseguidos porque no vivimos piadosamente. Cuando comenzamos a vivir el cristianismo bíblico vamos a alterar a las personas y al sistema en el que vivimos porque no permaneceremos callados. Compartiremos el llamado y las demandas de nuestro Dios santo que quiere que todos vengan al arrepentimiento.

Comienza  a vivir piadosamente y experimentarás opresión, momentos difíciles. Quizás no será a un nivel grave pero esto también es opresión. Esta opresión no siempre viene del que no es cristiano, viene de aquel que es cristiano. El cristiano que vive una vida piadosa de acuerdo a la Palabra de Dios va a ser perseguido por aquel que vive un cristianismo cómodo. Esto lo encontramos en el salmo que estamos estudiando.

Esta es la vigésima sexta sección del salmo 119 llamada “ayin” (significa ojo) que corresponde a una apóstrofe (‘) ya que no tiene sonido en si. A esta letra se le añade una vocal.

Esta sección nos enseña como sobrevivir los tiempos difíciles de nuestra vida. Podemos ver la intensidad de la opresión que experimenta el salmista a través de sus expresiones a Dios. Con un tono de emergencia, insiste, pide enfáticamente a Dios que haga algo pero sin olvidarse, entreteje de su deber a como debe vivir.

Hay dos puntos que recalca, cuando los opresores nos persiguen y cuando rechazan la verdad. Estos van juntos. La base del porque los opresores persiguen al salmista es su fidelidad a Dios. La Biblia es clara que todos los que quieran vivir piadosamente sufrirán persecución. Además nos muestra lo que debemos hacer ante estas dos acciones de los opresores.

¡Qué increíble ejemplo para nosotros!

1. Cuando los Opresores Me Persiguen vv. 121-125

Los opresores, aquellos que me presionan, me calumnian, me causan daño son a los que se refiere el salmista. Ya ha expresado sus oraciones ha Dios acerca de ellos en la sección caf. (vv. 81-88 - Salmos 119:81-88)

Cuando los opresores me persiguen:

A. Yo Actúo Rectamente Aun Cuando el Mal Parece Prevalecer vv. 121-122

“Juicio y justicia he hecho;
No me abandones a mis opresores.”

El salmista dice que ha actuado de acuerdo a verdad revelada de Dios aun cuando se siente que el mal lo ha consignado, lo ha puesto abajo.

Actuar justo y con justicia no es algo natural ni producido por nosotros. Nacemos personas pecadoras inclinadas al mal. Romanos 3:10 dice que no hay justo ni aun uno. Es a través de la fe en Cristo Jesús que Dios nos da, nos viste, atribuye o aplica su justicia. Rom. 3:21-22; 2 Cor. 5:21 Es un acto forense  que tiene repercusiones prácticas. Quiere decir que es un acto que Dios ejecuta judicialmente debido al pago de Cristo en la cruz.  Nos declara justos y libres de culpa por nuestros pecados. Rom. 4:4-7

Después de esto esta justicia produce una vida justa con obras justas. Esto lo llamamos santificación. Rom. 6:12 Es de esto que habla el salmista.  Puedo actuar justamente basado en la verdad de Dios aun cuando el mal parece que prevalece contra mi.

Esos sentimientos son válidos pero no son la verdad. Pide que Dios no lo deje en ese estado de ánimo.

No pasa semana que lucho con esos sentimientos que me dicen, “estás derrotado”, “no puedes hacer eso”, “eres débil”, “la vida no tiene sentido”. Es común en todos estas clases de pensamientos pero debemos de perseverar en actuar de acuerdo a la Verdad de Dios.

¿Cómo lo hace el salmista? Haciendo decisiones basadas en ella.

Hemos estado leyendo el libro “En sus Pasos” con los grupos misionales y en discípulado. Algo que estamos aprendiendo de el, es que debemos hacer decisiones de acuerdo a la Palabra de Dios. Es la Palabra de Dios nuestra guía en todas las decisiones. Muchas veces no vamos a encontrar las respuestas a todas nuestras preguntas pero si tenemos un entendimiento completo o pleno de la Palabra de Dios podremos hacer decisiones sabias.

Tomar la Escritura como “Google” no es lo que el salmista nos ha enseñado en este salmo. No buscamos respuesta de versículos aislados. Decidimos estudiar toda la Palabra de Dios para que nos de la como visión bíblica. Sino lo hacemos no esperemos hacer lo sabio. Es por eso que muchos buscan a otros para pedir consejo, porque están perdidos en este mundo de tantas alternativas.

Los principios de la Palabra de Dios son la mejor base no solo para nuestra vida pero para todos pero no se pueden vivir a menos que tu vida le pertenezca a Cristo. El te dará el poder para vivir su verdad, especialmente en esos momentos cuando pienses que el mal prevalece.

Es muy fácil creer que el mal está prevaleciendo. Pero cuando miramos la Palabra de Dios, miramos que el plan de Dios se está cumpliendo y que Él es soberano. Su historia se está llevando a cabo.

Cuando te oprimen otros, o el sistema de este mundo debes seguir actuando rectamente de acuerdo a la verdad de Dios porque para esto te llamó Dios. Esto te da la confianza de pedir a Dios que te ayude en esos momentos difíciles de tu vida.

Esta semana el salmo por el cual me habló el Señor fue el salmo 33:20-21 (Ps. 33:20-21).
Me hizo recordar de donde viene mi ayuda, que el gozo viene de el cuando le reconozco como mi Dios santo.

 Cuando los opresores me persiguen:

B. Yo Reconozco a Dios como Responsable de mi Cuidado v. 122
“Afianza a tu siervo para bien;
No permitas que los soberbios me opriman.”

La palabra “afianza” significa hacer un promesa, ser responsable.  En el Antiguo Testamento era la persona que era la “aseguranza” de que se pagaría la deuda.

Todos sabemos que nacimos separados de Dios por el pecado. Este pecado causó una deuda grande que teníamos con Dios. La deuda de nuestros pecados no era posible pagarlos nosotros. Nada que ofreciéramos cambiaría nuestra situación delante de Dios.

¿Qué hizo Dios? Mando a su Hijo Jesucristo a morir en la cruz por nosotros para pagar nuestra deuda. (Isaiah 53:5-6) El murió, fue sepultado y resucitó. Al creer en Él como nuestro Señor y Salvador, nuestra deuda es pagada. Dios nos hace aceptos delante de Él a través de Cristo. Cristo llega a ser nuestro “fiador de un mejor pacto” (Heb. 7:22). Como fiador de este nuevo pacto nos puede librar perpetuamente y librarnos del mal (Heb. 7:25). El está continuamente intercediendo por nosotros. El asumió el rol de responsable de nuestro cuidado.

Además nos da la seguridad de que somos de Él y que nuestro futuro será glorioso. La Biblia dice que si Dios nos ha dado a su Hijo, cuanto más no nos dará todas las demás cosas. Rom. 8:32
Cristo asumió el rol de nuestra asegurador y nos asegura el bien eterno aunque tengamos que pasar por tiempos difíciles en esta Tierra.

El salmista pide a Dios que sea responsable de su cuidado trayendo el bien a su vida y no deje que los soberbios le opriman. Esto expresan muchos salmos como el Salmo 18:17-19

Ya hemos visto en este salmo que Dios es bueno y solo hace lo bueno. Pero pedir a Dios que se haga responsable de nuestro bien no es algo sin base, especialmente cuando sabemos que hay alguien que no podemos vencer solos. Cuando pedimos de esta manera estamos apelando al carácter bondadoso de Dios. Estamos pidiendo que Cristo interceda por nosotros y nos cuide de los opresores.

Cuando los opresores me persiguen:

C. Yo Espero en su Salvación y su Palabra v. 123
“Mis ojos desfallecieron por tu salvación,
Y por la palabra de tu justicia.” (cf. v. 82)

Esta idea igual que el vs. 82 es que sus ojos están gastados de esperar en la salvación de Dios. Pero sigue pidiendo a Dios en oración.
No debemos desmayar.

Además espera que Dios le hable su verdad en ese momento en que se siente desfallecido. Esta esperando que Dios se revele a través de su Palabra de su justicia y le muestre su verdad. Salmo 17:7 (Ps. 17:7)
Debemos seguir pidiendo y esperando en Dios en esos momentos difíciles. Él nos dará su Palabra para ayudarnos o para salvarnos.

Cuando los opresores me persiguen:

D. Yo Confío en su Amor Incambiable y Pido que me Enseñe v. 124

“Haz con tu siervo según tu misericordia,
Y enséñame tus estatutos.”

La idea de este versículo es que Dios nos muestra o expresa su amor incambiable (“su misericordia”) e inalterable a través de su enseñanza.

En los momentos difíciles debemos seguir confiando en el amor incambiable e inalterable de Dios.
Pero no solo esto sino que debemos pedir que el nos enseñe a través de lo que estamos experimentando. Que esto nos ayude a aprender también obediencia a la Palabra de Dios. Si nuestro Señor tuvo que aprenderlo, ¿porqué no nosotros? Heb. 5:8

Es algo que he aprendido. Es quizás que es por esto que sigo pasando por situaciones difíciles. Es en esas situaciones que Dios me ha enseñado lecciones valiosas. Así que si estás pasando por situaciones difíciles pide a Dios que este versículo sea una realidad en ti.

Cuando los opresores me persiguen:

E. Yo Deseo y Pido Conocer Más del Discernimiento de Dios v. 125

“Tu siervo soy yo, dame entendimiento
Para conocer tus testimonios.”

Nuestra posición durante tiempos difíciles no cambia. Somos siervos del Señor. Como sus siervos estamos bajo su señorío. El hace lo que Él quiere con nosotros. Pero como sus siervos también pedimos su ayuda. Pedimos su discernimiento para conocer su voluntad. Este discernimiento viene de su enseñanza que recibimos (cf. v. 124). Debemos pedirla constantemente cuando abrimos su Palabra. El discernimiento no viene automáticamente, viene de la madurez producida por la Palabra de Dios. Heb. 5:13-14. Los que se quedan bebés en Cristo no tienen esta capacidad.

segunda parte



El Brillo de Dios y Su Palabra - Salmo 119:129-136

Esta sección “pe” que corresponde a la letra “p” en nuestro idioma nos enseña como la luz de la Palabra de Dios, la luz de Dios nos ayuda a brillar como sus siervos, como sus hijos. Aprendemos no solo como la Palabra de Dios es luz, sino también como me sustenta, me rescata y me lleva a la presencia misma de Dios.