Featured Post

Tyler Morning Telegraph - Galdámez brings church planting, education experience to Grace Español

Here are two articles written by Emily Guevara ( Twitter: @TMTEmily)  on our background and on  Grace Español .   Tyler Morning Telegraph...

Internet Archive bookmarks for: despond

Saturday, May 26, 2018

La Verdad para Vivir - Salmo 119:105-112 - Tercera Parte

La última manera de vivir la verdad de Dios es  amándola.

Amando la Verdad vv. 111-112

A. Es mi Posesión de mi Vida v. 111

“Por heredad he tomado tus testimonios para siempre,
Porque son el gozo de mi corazón.”

La herencia, o posesión del salmista no es un pedazo geográfico de Israel. Lo más valioso es la verdad de Dios. Estos traen gozo a su corazón.
Nada en este mundo te dará gozo como la enseñanza de la Palabra de Dios. ¿Porqué? porque es la Palabra de Dios por la cual Él se ha revelado para que le conozcas y tengas comunión con Él. Conocer su Palabra es conocerle a Él. Nuestro Señor dijo que obedecer sus mandamientos es la manera de permanecer en su amor. Y sus palabras producen gozo,

"Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido." Juan 15:10-11

¿Consideras la verdad de Dios, su Palabra lo más valioso? Cualquier otra cosa a la que ates tu corazón no te dará el gozo que solo ella puede darte.
Ella debe ser la posesión más grande de tu vida y tu corazón debe estar siempre dirigido hacia ella. Es muy interesante notar que aunque la Palabra es nuestra heredad nos espera mucho más en el futuro. Nos espera una herencia "pura y sin mancha, que no puede cambiar ni deteriorarse." 1 Pedro 1:3-6

B. Es la Dirección de mi Corazón v. 112
"Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos
De continuo, hasta el fin."

El salmista dice "mi corazón dirigí..." Es como la brújula que dirige un barco. Se fija en el destino y se sigue. No hay cambios hasta que se llega al destino. Su corazón esta determinado hacia la verdad de Dios.

Esta dirección no es de un momento, no es cuando todo va bien, es la dirección de mi corazón hasta el fin de mi vida. Hay una determinación. Esto es amar la verdad de Dios. Y amar la verdad de Dios, dijimos la semana pasada, es amar a Dios. La palabra “hasta el fin” (una palabra en Hebreo) significa “recompensa”. La recompensa del salmista es el seguir de corazón la verdad de Dios.

Vivimos en tiempos donde la verdad se ignora. Todo esto en preparación a la venida del anti Cristo cuyo propósito es engañar con la mentira Satánica y las personas no crean en Cristo. Esto lo declara la Palabra de Dios. 2 Tesalonicenses 2:10-12;
Ignorar la verdad de Dios trae consecuencias severas y eternas. Romanos 1:18; 2:6-8
Si no has dado tu vida a Cristo, la verdad, hoy es ese día. No sigas creyendo la mentira de que no le necesitas y que vivirás mucho tiempo e irás al cielo con tus propios esfuerzos.
Si eres creyente, no has sido llamado a vivir a tu manera. Has sido llamado para vivir de acuerdo a la verdad de Dios. A esto lo llama la Biblia caminar en El Espíritu. Gál. 5:16; Efesios. 5:18 cuando la Palabra habita en nuestros corazones (Col. 3:16) y somos obedientes, estamos viviendo la verdad de Dios. Si no estás viviendo de acuerdo a la verdad de Dios, arrepiéntete y sigue el camino de la verdad de Dios.


Video del sermón






La Verdad para Vivir - Salmo 119:105-112 - Segunda Parte

No solo debemos caminar en la verdad de Dios sino que debemos vivir o aplicar la verdad de Dios.

2. Viviendo la Verdad vv. 107-110

A. Debemos Aplicar la Verdad de Dios en las Situaciones y Pruebas de la Vida vv. 107-108

“Afligido estoy en gran manera;
Vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra.
Te ruego, oh Jehová, que te sean agradables los sacrificios voluntarios de mi boca,
Y me enseñes tus juicios.”

1. En los Altibajos de la Vida Pedimos ser Reavivados Por Sus Promesas v. 107

“Afligido estoy en gran manera;
Vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra.”

Todos tendremos esos momentos bajos, momentos difíciles en los cuales dudamos la bondad de Dios, el plan de Dios, nuestra posición en Cristo y aun nuestro futuro. Pero en esos momentos debemos recordar y orar a Dios que sus promesas prometidas sean una realidad en nuestras vidas. Esta aplicación de su verdad nos dará nueva vida.

2. En los Altibajos de la Vida Pedimos Cumplir Nuestras Promesas v. 108a

“Te ruego, oh Jehová, que te sean agradables los sacrificios voluntarios de mi boca”

Estos “sacrificios voluntarios” son una referencia a la promesa o juramento del versículo 106. Cuando oramos no solo pedimos que Dios nos avive con sus promesas sino también que nuestras promesas voluntarias sean agradables a Él.   Debemos ofrecer nuestra adoración voluntaria a Él. Heb. 13:15 Ofrecemos toda nuestra vida como sacrificio de adoración, agradable a Dios. Rom. 12:2

La actitud en medio de las situaciones difíciles y de los altibajos de la vida debe ser la adoración a Dios. Adoración es expresar la grandeza de Dios, nuestra confianza en Él a través de nuestros labios. Puede ser en forma de oración o en forma de alabanza cantada.

3. En los Altibajos de la Vida Pedimos Que nos Enseñe lo Que es Bueno v. 108b
“Y me enseñes tus juicios”

No solo pedimos ser reavivados a través de sus promesas y rogamos que Dios cumpla sus promesas sino también que nos enseñe lo que es bueno. Los juicios de Dios son las cosas que el ha dicho que son buenas. Los juicios de Dios son buenos porque Él es justo.

¿Porqué pedimos esto? porque en estas situaciones tendemos a mirar lo malo, tendemos a juzgar equivocadamente. Tenemos que volver a la verdad de Dios.

Cuando estés en esas situaciones difíciles, pide a Dios que te enseñe lo que es bueno a través de su verdad.

No solo debemos aplicar la verdad de Dios a las situaciones y pruebas de la vida sino que

B. Debemos Tener Devoción a la Verdad de Dios en las Situaciones y Pruebas de la Vida vv. 109-110

“Mi vida está de continuo en peligro,
Mas no me he olvidado de tu ley.
 Me pusieron lazo los impíos,
Pero yo no me desvié de tus mandamientos.”

1. Cuando hay Peligros, Obedecemos su Instrucción v. 109
“Mi vida está de continuo en peligro,
Mas no me he olvidado de tu ley."

El peligro del que habla en este versículo es peligro de muerte. Aun en situaciones precarias, el salmista dice que sigue la instrucción de Dios. Esto es verdadera devoción a la verdad de Dios.

Demostramos nuestra devoción a Dios en las reacciones que tenemos cuando las cosas no van bien, cuando hay dificultades, cuando hay peligros. Allí podemos ver nuestra devoción a la verdad de Dios. Nada debería pararnos ser obedientes a la verdad de Dios.
Un ejemplo de esto esta en el libro de Daniel. Cuando Daniel era joven, él y sus tres amigos fueron presionados a seguir una ley que era contraria a la verdad de Dios. Esta ley les mandaba que adoraran la estatua del rey. Ellos rehusaron. Estando en peligro de muerte, rehusaron.

Daniel 3:16-18 dice,
"Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto.
17 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.
18 Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado."

Ellos obedecieron la verdad de Dios aunque su vida estaba en peligro. Dios los rescató de la muerte. Pero si no lo hubiera hecho igual hubieran obedecido la verdad de Dios.

2. Cuando hay Asechanzas, Seguimos sus Mandatos
"Me pusieron lazo los impíos,
Pero yo no me desvié de tus mandamientos."

Las personas que han puesto asechanzas como un animal sobre el salmista quieren atraparle y destruirle. En medio de esta situación, permanece obediente a los mandatos de Dios.

Es fácil en estas situaciones cuando somos amenazados, tomar la situación en nuestras manos. Tengamos mucho cuidado de tomar la venganza o el castigo que le corresponde a Dios. De otra manera, pagaremos las consecuencias. Además debemos entender que representamos a Dios, y todo lo que hagamos bueno o malo afectará el nombre de Dios.

Cuando hay personas que te amenazan no pelees ni amenaces, obedece a Dios y deja que el se encargue de esa persona.
Daniel pasó por esto también. Muy similar la caso en Daniel 3. Sucedió siendo ya anciano. Los hombres malos le pusieron lazos para hacerle daño  y destruirle.

En Daniel 6:4-5 dice,
"Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él.
Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios."

Estos hombres malos no podían hallar ninguna cosa mala en Daniel. Daniel era fiel e irreprensible delante de los hombres.
Ellos decidieron manipular al rey y hacer una ley que prohibía adorar a cualquier otros dios excepto al rey por tres días. Daniel no se desvió de los mandamientos del Señor. El Señor le honró.
Daniel le contestó al rey desde la cueva de los leones a la cual había sido arrojado,

"Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo." (Daniel 6:22)

Daniel siguió el mandato del Señor aun en medio de las asechanzas de sus enemigos y Dios lo protegió. Esa es la clase de devoción hacia la verdad de Dios que debemos tener.

No solo debemos ser guiados por la verdad de Dios en la vida diaria y en el futuro, aplicar la verdad de Dios en todas las situaciones de la vida y tener una devoción resoluta a ella sino también debemos amarla. Este será el tema de la siguiente entrada.


Tercera parte
Video del sermón




La Verdad para Vivir - Salmo 119:105-112 - Primera Parte

Una distintiva del cristiano es que vive la verdad de Dios. En Juan 18:36 (John 18:36) Jesús le dice a Pilato que Él había venido al mundo para dar testimonio de la verdad y que todo aquel que es de la verdad oye su voz. Cristo dijo que el era esa verdad. Juan 14:6
El es la Verdad que nos lleva al Padre. El es la Verdad por la cual debemos vivir. El vino para revelarnos la Verdad de Dios, la verdad de que estamos perdidos sin Él y necesitamos un Salvador. Cristo vino para dar su vida en la cruz como sacrificio por nuestros pecados para que al creer en Él podamos tener vida eterna. Esa es la Verdad. Allí comienza nuestro caminar con la Verdad.

Pilato después de haber escuchado a Jesús decir que Él había venido a dar testimonio de la verdad, cínicamente le pregunta, “¿Qué es la verdad?”
(Quid est veritas?)

Es una pregunta que es relevante para hoy. Muchos se hacen este pregunta.

Dicen que la verdad es:
1. Ciertos datos verificables y empíricos. La verdad no solo son datos que se pueden verificar científicamente. ¿En el área de la metafísica como probar que la mente existe? No se puede probar científicamente la moralidad.

2. La verdad es lo que el consenso o la mayoría dice que es la verdad. La mayoría puede estar equivocada.

3.  La verdad no es algo que sabemos o conocemos o creemos o sentimos. Lo que sabemos, conocemos o creemos puede estar mal o equivocado.

La palabra verdad en el Antiguo Testamento “emeth” significa “firmeza,” “constancia,” “algo que tiene duración”. Es algo que es incambiable, seguro y confiable.

En el Nuevo Testamento, “aletheia” significa “descubrir,” “no esconder nada”. Esto implica que la verdad esta allí al descubierto y puede verse.

Hay tres distintivas de la verdad:
1. La verdad corresponde a lo que es real o “lo que es” o existe. “La salida está al frente” es la verdad aunque para muchos de ustedes está atrás.
2. La verdad corresponde a su objeto. Por ejemplo, cuando la Biblia dice que hablemos la verdad unos a otros. Para algunos es fácil para otros es más difícil porque han vivido mintiendo por mucho tiempo. La verdad corresponde o es aplicable diferente a su objeto.

3. La verdad es decir lo que es o cómo son las cosas. Esto quiere decir que hay verdad y error.

Los dos no pueden ser verdad. La verdad excluye el error. Esto causa que mucho digan que la verdad es intolerante. Pero esto es la naturaleza de la verdad, excluye a lo que no es la verdad.

Esto también quiere decir que no múltiples verdades que se contradicen. Esto quiere decir que “todo lleva a la verdad” es un error.

Este ha sido la mentira de Satanás desde el comienzo cuando tentó a Adán y Eva. Satanás el padre de mentira (Juan 8) ha hecho su misión hacer creer a todos que todo está bien, que la verdad está en nosotros. Nos quiere hacer creer que mientras nos haga sentir bien o resulte para nuestro beneficio o placer, está bien. Esto no es verdad.

La verdad nos muestra a lo que debemos alinear nuestra vida para vivir. En otras palabras, la verdad no está basada en lo que yo creo, en lo que me gusta, o en lo que me conviene. No es relativa a mi vida o contexto en el que vivo.

Adaptado de https://www.gotquestions.org/what-is-truth.html

La pregunta que surge es ¿Dónde esta esta verdad por la cual podemos vivir nuestra vida? Ya lo hemos dicho al comienzo. La verdad está en Cristo La Verdad. Y todo esto está codificado o escrito en su Palabra. El Dios de la Verdad se ha manifestado a través de Cristo y su Palabra escrita.

El salmo 119:105-111 nos muestra como la verdad de Dios, su Palabra nos ayuda a vivir la vida diaria. Esta sección “nun” que corresponde a la letra “n” nos muestra como la verdad de Dios nos ayuda en las situaciones y dificultades de la vida. La verdad de Dios nos muestra el camino que debemos seguir. Nosotros debemos dejar que nos guíe, obedeciéndola y aplicándola a nuestra vida. Debemos tener una devoción resoluta a ella  amándola más que cualquier cosa o persona todos los días que Dios nos permita caminar en este mundo.

Para vivir la verdad de Dios debemos caminar en ella, vivirla y amarla.

1. Caminando en la Verdad vv. 105-106

La palabra "caminar" la usa la Biblia para referirse a la vida diaria. Necesitamos la verdad de Dios para vivir la vida diaria. Proverbios 3:6-7  (Prov. 3:6-7) nos dice que nos fiemos en Jehová y no nuestra propia prudencia. Debemos fiarnos en su Palabra para que nos guíe.

A. La Palabra de Dios es tu Guía en tu Vida Diaria v. 105a
“Lámpara es a mis pies tu palabra”

En el tiempo bíblico no había electricidad. Todo era muy oscuro. Mi niñez fue así por un tiempo. No había luz eléctrica. Prendíamos candiles, muy similar a las lámparas de la Biblia. (SHOW PICTURE)

Las lámparas en ese entonces eran pequeñas, llenas de aceite y alumbradas por una mecha. Esta alumbraba cada paso de la persona y nada más. Así es la Palabra de Dios. Ella nos enseña el siguiente paso para dar.
Algunos de nosotros "consultamos" la Palabra solo en decisiones importantes o grandes pero no para nuestro vivir diario. Hemos adoptado la postura de que la Biblia es solo para nuestro crecimiento espiritual pero no es muy práctico para nuestro diario vivir. Así que vamos viviendo en este mundo siguiendo la cultura sin ningún análisis de lo que hacemos a la luz de la verdad de Dios.

Debemos mirar toda nuestra vida a través del lente de la Palabra de Dios. Ella debe ser el lente para juzgar todo lo que hacemos. Obviamente esto requiere tener conocimiento y profundidad en la Palabra de Dios.  Por ejemplo el viernes mi hija cuando recogimos a mi hija estaba ansiosa en decirnos la película que vio en la escuela. Antes que pudiera ella decirnos, mi esposa le contestó. Dijo que si era esa película. Habíamos decidido con mi esposa antes, y habíamos dicho a ella que no miraríamos esta película porque enseñaba conceptos errados que no van de acuerdo a la verdad de Dios.  Ella lo sabía pero decidió seguir sus deseo. Le regañé y le dije que eso era desobediencia y debería haber dicho que no podía verla. Le expliqué también el porque no estábamos de acuerdo en mirarla desde el punto de vista bíblico. Ahora, quizás para muchos si les digo cuál es, no mirarían nada malo. Pero algo que nosotros como familia creemos es que debemos examinar todo desde el punto de vista bíblico aun así sea una "inocente" película. Los medios de comunicación hoy día no promueven los principios bíblicos. Es nuestro deber enseñar a nuestros hijos la verdad de Dios y rehusar seguir la corriente del mundo. La estrategia de Satanás no ha cambiado. El nos dice que el fruto prohibido no es malo, que es una exageración de Dios. Nos dice que lo miremos, lo apreciemos y lo comamos. Poco a poco nos lleva al pecado y a la aceptación del error. Su mentira sutil llevó a la condenación de la humanidad. El deseo de el es que como creyentes, adoptemos la cultura, el molde del mundo, de esa manera llevarnos a la desobediencia completa de Dios y seamos inútiles para Dios como la sal que pierde su sabor. Creo que este es el problema más grande de la Iglesia hoy día.

Vivimos en un mundo en oscuridad. (Juan 3:19; 12:46) El mundo no conoce la verdad de Dios. Pero el cristiano a sido sacado de las tinieblas y puesto en la luz. (Col. 1:13; 1 Pedro 2:9) para caminar en este mundo viviendo la verdad y alumbrar a otros con su vida (Mateo 5:14). Pero no podemos ser luz si seguimos el camino de la cultura y no dejamos que la Palabra de Dios nos guíe.

Prov. 6:23 dice que el mandamiento de Dios es lámpara. Eso es lo que debemos buscar, lo que Dios manda. Su verdad alumbrará cada paso que des en tu vida diaria. Lo necesitas en un mundo tan confundido en cuanto a la verdad.

¿Es eso lo que haces cuando no sabes que debes hacer en una situación?

B. La Palabra de Dios es tu Guía para El Futuro v. 105b
“Y lumbrera a mi camino.”

La Palabra no es solo una pequeña lámpara que alumbra cada paso que das. La Palabra de Dios es como la luz (las luces altas) del carro que alumbra lejos. 2 Peter 1:19
Esto quiere decir que la Palabra no solo te guía en las deciones
Es la enseñanza de la Palabra que es luz a nuestro camino dice Prov. 6:23

Muchos de nosotros estamos pensando en nuestros planes futuros. Pensamos qué debemos hacer. Nos confundimos porque no buscamos la enseñanza de la Palabra de Dios que nos alumbra, nos muestra la verdad de Dios. Nos muestra SU camino que debemos seguir. El no te muestra TU camino a seguir sino SU camino. TU debes estar dispuesto a seguir su enseñanza.

Hoy existe la idea de que tu decides tu camino a seguir en la vida, y pides que Dios te vaya alumbrando como tu compañero ayudante. Piensan que Dios sirve para realizar sus propios sueños o planes. Esto no es lo que enseña la Palabra de Dios. TU debes seguir la enseñanza de Dios.

Tenemos la Palabra para nuestro vivir diario y para guiarnos en el futuro. ¿Porqué no la tomamos para que sea nuestra guía? ¿Por qué preferimos ignorarla? ¿Porqué somos perezosos para estudiarla? ¿Porqué preferimos lo que otros dicen o aún nuestra propia opinión antes que la verdad de Dios?

C. La Palabra de Dios requiere tu Compromiso Determinado a Ella v. 106

“Juré y ratifiqué
Que guardaré tus justos juicios.”

1. Compromiso que Cumple lo prometido v. 106a
“Juré y ratifiqué”

La palabra que se usa para “ratifiqué” viene de la contabilidad y se usa en Génesis 6:18 donde Dios establece su pacto con Noe. Este pacto es permanente.
Así debe ser nuestro compromiso con la Palabra de Dios. Debe ser firme y resoluto. Debemos cumplir. Esto nos enseña claramente las Escrituras. Salmo 50:14; Ecclesiastés 5:4-5 ¿Cuántas veces hemos dicho que nos comprometeremos con el Señor, que estudiaremos su Palabra y viviremos para Él y no lo hacemos? ¡Esto no es compromiso!

Creo que el compromiso con Dios y su Palabra es la razón número uno porque no crecemos espiritualmente, no miramos éxito espiritual en nuestras vidas, en nuestros hogares y en nuestra iglesia.

¡Es quizás la petición más renuente mía delante de Dios por todos ustedes!

2. Decisiones Basadas en la Justicia de Dios v. 106b
"Que guardaré tus justos juicios."

Los “juicios” son las decisiones prácticas. Estos juicios se derivan de la “justicia” de Dios como se revela en su Palabra.
Para poder hacer estas decisiones prácticas hay que comprometernos al estudio de la Palabra de Dios. Esto no vendrá de otra manera. La verdad de la Palabra es la “lámpara a tus pies” y “lumbrera a tu camino.”

¿Cuantos cristianos hoy día sufren por decisiones erróneas que no fueron basadas en los justos juicios de Dios sino en sus propios deseos y prudencia?

¿Si ya lo intentaste a tu manera porqué no hacerlo de la manera que Dios dice?

No solo debemos caminar en la verdad de Dios sino que debemos vivir o aplicar la verdad de Dios. Este es el tema de la siguiente entrada.

Segunda parte
Tercera parte
Video del sermón