Featured Post

Tyler Morning Telegraph - Galdámez brings church planting, education experience to Grace Español

Here are two articles written by Emily Guevara ( Twitter: @TMTEmily)  on our background and on  Grace Español .   Tyler Morning Telegraph...

Internet Archive bookmarks for: despond

Saturday, June 25, 2016

La Fe Bíblica - Parte 2 (Sermones Clásicos)



¿Qué es la fe verdadera y bíblica? En la primera parte exploramos lo que es y dos clases de fe. Estudiamos que por la fe somos salvos, podemos ver a Dios con los ojos espirituales, y podemos vivir la vida cristiana. Además aprendimos lo que no es fe.



En este mensaje aprendemos de dónde proviene, el objeto y los obstáculos o enemigos de la fe.
































Friday, June 24, 2016

Fe no es Fe en Fe (incluye Sermón Clásico)

Esta semana he estado pensando, estudiando y enseñando el capítulo 11 del libro de Hebreos. Este capítulo habla de lo que la fe es, muestra ejemplo de 16 personas de la Biblia que mostraron fe y el costo de tener esta fe.

Hoy día muchos piensan que fe es creer algo, pero ese algo no se define. Algunos dicen que fe es creer lo que uno dice. En otras palabras ser positivo. Otros creen que fe es repetir una oración o unos versículos bíblicos. Otros piensan que fe es pronunciar o declarar algo con tanta confianza de tal manera que eso se vuelve una realidad. Esto es lo que enseñan muchos predicadores que predican, un "evangelio de prosperidad." Mucha gente ha sido engañada. Pero según la Biblia esto no es fe. Fe en la fe no es fe. Esto no es fe bíblica.

¿Qué es la fe? Hebreos 11:1 nos dice que es. Dice que fe es:  "la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve." El contexto de este versículo es claro. "La garantía de lo que se espera," es lo que se espera que Dios hará en la vida de sus hijos. Y lo que Dios nos garantiza no es algo que se ve. Es la eternidad. Es tener una relación con Él. La fe está fundamentada en Dios.

La palabra fe que se usa en la Biblia ("pistis") significa certeza y convicción. Se encuentra 32 veces en el libro de Hebreos y 24 veces en el capítulo 11 de Hebreos. Fe es certeza, realidad, convicción en lo que Dios ya ha hecho y dice que hará. La Biblia es un libro de fe y nos muestra como Dios ha actuado y como se ha demostrado en las vidas de su pueblo. Nuestra fe está fundada en lo que Dios dice en la Biblia que hará en nuestras vidas, en las vidas de otros y en la historia de nuestra humanidad.

En Juan 20:29 Cristo dijo que bienaventurados son los que creen sin mirar. La fe está basada en lo que Dios ya ha hecho en el pasado y lo que sigue haciendo. Como pueblo de Dios, no ponemos nuestra esperanza y convicción en los sentidos naturales o físicos. ¿Porqué? Porque Dios obra en el área más allá de nuestros sentidos. Sin embargo Él nos muestra quién es Él en maneras concretas. Nos muestra sus atributos a través de lo que el hace.

La fe es supernatural porque va más allá de los sentidos. Es espiritual. Fe es una convicción interna de las cosas que no hemos visto pero son verdad. Esta clase de convicción es común en nuestra vida (tenemos convicción de que existen otros planetas, de que el viento sopla, etc...). La fe revelada en la Escritura nos muestra un Dios que existe fuera de nuestro espacio y tiempo que voluntariamente se ha revelado a nosotros para que podamos tener una relación con Él. Esto requiere fe.

Es por fe que somos salvos (Efesios 2:8) y es por fe que vivimos nuestra vida (2 Corintios 5:7). La misma fe que nos salva es la misma por la cual debemos vivir la vida cristiana. Esta fe está basada en Dios tal como se ha revelado en la Biblia. La base de nuestra fe es Dios mismo. Y por esto es que podemos tener convicción, certeza, confianza en lo que Él dice.

Deja de confiar en lo que otros dicen, y confía en lo que Dios dice. Esto es fe.




Wednesday, June 22, 2016

Cuando Haces Tu Voluntad, No la Voluntad de Dios - 1 Samuel 13:1-14

Muchas veces substituimos la voluntad de Dios por la nuestra. Sabemos lo que Dios quiere pero  nosotros hacemos nuestra voluntad. ¡Qué error! Pensamos que somos más sabios que Dios. 

Saul tuvo un buen comienzo. Fue escogido por Dios. Tuvo un gran privilegio de ser el primer rey de Israel. Su futuro no tenía limite. El podría haber sido el mejor rey de Israel. Pero no fue así. Tan pronto asumió el cargo de rey llegó a creer que hacer su voluntad era mejor que hacer la voluntad de Dios. Este pasaje muestra cómo comenzó su decaimiento lo cuál llega a su completa desobediencia a Dios (capítulo 15) que trajo trágicas consecuencias. Eventualmente es rechazado por Dios como rey de Israel y muere de una manera trágica.

Esto sucede con aquellos que son creyentes. Muchos cristianos comienzan bien. Conocen a Cristo, están animados a seguirle, sirven en la iglesia y todo va bien. Vienen las crisis, las pruebas, las situaciones difíciles y empiezan a decaer. Sus vida siguen de una manera mediocre. Dejan de congregarse, no buscan ayuda de nadie.


El camino de hacer nuestra voluntad y no la Dios es así. Comenzamos bien la vida cristiana. Inicialmente creemos y confiamos en Dios pero llegamos al punto de sentirnos capaces de poder hacer las cosas sin Dios. Sucede lentamente hasta que substituimos nuestra voluntad por la voluntad de Dios. Y aunque no trae las mismas consecuencias como en el caso de Saúl, los resultados son obvios. Vivimos una vida sin gozo, paz, afanados por lo de este mundo, mediocres en nuestra vida espiritual y en el servicio de Dios. Podemos evitar esto. Dios no quiere que vivamos así. 

El caso del rey Saul, tristemente es un ejemplo de uno que no siguió la voluntad de Dios.  ¿Qué le llevó a seguir su voluntad y no la voluntad de Dios?¿Qué nos motiva a nosotros a hacer nuestra voluntad y no la nuestra? ¿Qué resultados trae? El caso del Rey Saúl es ejemplo de esto. Tristemente.

Escuche el mensaje predicado en Grace Español pulsando el enlace abajo o el icono.