Featured Post

Tyler Morning Telegraph - Galdámez brings church planting, education experience to Grace Español

Here are two articles written by Emily Guevara ( Twitter: @TMTEmily)  on our background and on  Grace Español .   Tyler Morning Telegraph...

Internet Archive bookmarks for: despond

Saturday, February 17, 2018

Cómo Mantener tu Vida Pura - Salmo 119:9-16 - Tercera Parte

Para mantenernos limpios en nuestros caminos, no solo debemos tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra,  atesorarla en nuestro corazón, ser enseñable, compartirla con otros, pero también hay que gozarse en la obediencia a la Palabra de Dios v. 14

1. La Vida en Obediencia a la Palabra Trae Gozo v. 14a
"Me he gozado en el camino de tus testimonios"
El hacer la voluntad de Dios revelada en la Palabra debe traerte gozo. Esto fue lo que Jeremías experimentó. Jer. 15:16
Los mandamientos del Señor no deben ser gravosos o pesados 1 Juan 5:3 porque son muestras del amor de Dios para nosotros. El Señor quiere que nuestra camino sea limpio, puro, santo y gocemos de TODO lo que Él nos ha dado dentro de su voluntad.

¿Es esto lo que experimentas tú? ¿Te gozas en el vivir dentro de la voluntad de Dios?

2. La Vida en Obediencia a la Palabra es el Tesoro Más Grande v. 14 

"Más que de toda riqueza"

El salmista está diciendo que nada, ninguna o toda riqueza puede darle el gozo que la obediencia a Palabra de Dios le puede dar.

Esto no parece que es algo real hoy día. Hay muchas cosas triviales que nos traen más gozo o alegría como el mirar fútbol, ir de compras, el trabajo, los parques de diversiones, estar en el Facebook, socializar, hacer deportes, ganar dinero, comer, pero no hacer la voluntad de Dios. Queremos impactar a nuestros jóvenes pero amamos más otras cosas antes que la Palabra de Dios.

Un niño escribe una carta a una niña:
"Querida Wendy, sé que esto es raro, pero me gustas mucho. No te lo quería decir porque me habrías pegado ahí en medio, como lo hiciste la última vez. Tengo algo para ti. Espero que te guste. Si yo te gusto, te cuidaré mucho, mucho, mucho. Si tienes novio no pasa nada, no me podré triste. Te compraré todo lo que quieras, incluso 100 pares de zapatos. Espero que tengas un día de San Valentín genial. Con amor, Julián"

Este niño aprendió de alguien que hay algo que valoran mucho las mujeres. Ellas se gozan en los zapatos. Quizás para ti sea otra cosa, como para mí los libros. ¿Cómo sabes esto? La evidencia es obvia. Pregunta a tus hijos y te dirán.

Cuando te gozas en el camino o la voluntad de Dios es evidente. Nada toma su lugar y se puede ver en la manera que vives y expresas tu vida.

Quizás piensas que esto no es posible, pero para esto debemos comenzar a buscarle si queremos tener esta clase de gozo. Si te quedas estacionado nada sucederá. Debes moverte y comenzar a hacerlo hasta que se vuelva tu "adicción" y nada sea más deseable.

Piensa, qué harás para comenzar a gozarte en la Palabra de Dios.

Para mantenernos limpios en nuestros caminos, no solo debemos tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra, atesorarla en nuestro corazón, ser enseñable, compartirla con otros, gozarte y valorarla más que cualquier otra cosa pero también hay que meditar Constantemente en la Palabra de Dios v. 15
"En tus mandamientos meditaré"

1. Contempla con Devoción la Palabra de Dios
v.15a (vv. 15, 23, 48, 78, 148, 97, 99)

La palabra meditar significa contemplar, pensar, meditar. Implica un espíritu de devoción. Esto es más que leer la Biblia. Es estar pensando, contemplando, meditando en ella constantemente. La meta de ello es de ponerla en práctica en nuestra vida diaria.

La idea de contemplar para mí es similar cuando vas a un museo. Me encanta ver las fotos del pasado o históricas. Me gusta ver cada detalle, mirar las caras de las personas, pensar en lo que quizás estaban pensando, y tratar de imaginarme lo que es estar allí. Puede pasar mucho tiempo haciendo eso. Termino con un anhelo de estar allí. Así creo que es meditar en la Palabra.

Otro ejemplo es cuando alguien tiene una obsesión. Por ejemplo, la música, el fútbol, el trabajo, el Facebook u otra cosa. Muchas de las obsesiones son malas. Muchas son buenas que se vuelven malas porque te consumen.

Pero el principio de considerar algo con mucho deseo es lo que enseña este versículo. Considerar es ocuparse en os mandatos del Señor de tal manera que son tu obsesión.

En los últimos dos años he estado usando la Palabra durante la oración. Cada mañana a través de mi app "Prayermate" me da un pasaje en cada categoría (Adoración, Confesión, oraciones bíblicas). Comienzo mi tiempo meditando en ese pasaje y algunas veces no alcanzo a terminar mi tiempo de intercesión porque esto.

El martes leía y meditaba el Salmo 31:7. Mientras más lo leía y pensaba en él, me daba cuenta lo cierto que es especialmente en el contexto de mi vida. Es la misericordia o el amor constante de Dios que me da gozo y me alegra durante mis tiempos de aflicción y tiempos de angustia en mi alma. Le daba gracias a Dios por eso, porque no hay nadie que puede darme esto. Es por eso que el merece todo mi amor.

Esto es algo muy olvidado hoy día. En ese entonces no tenían sus propias Biblias así que tenían que oírla y aprender de memoria mucho de ella. De otra manera no podían meditarla.

Hoy día tenemos la Palabra completa en tantas formas y sin embargo no meditamos en ella.

¿Cómo vamos a vivir vidas puras sino lo hacemos? Te invito que cada mañana pases tiempo meditando en la Palabra de Dios.
Cuando meditas en la Palabra te das cuenta del camino del Señor, lo que él te manda, lo que es su voluntad a seguir.

2. Anhela el Camino del Señor v. 15b

"Consideraré tus caminos"

Cuando meditas en la Palabra del Señor te das cuenta que el anhelo tuyo debe ser seguir su camino. Cuando meditaba en el Salmo 31:7 me daba cuenta que nadie merece mi lealtad y mi amor más que Dios. Me hace anhelar su camino. Mientras más medito en su Palabra y puedo ver lo que está pasando en mi vida, como Él me muestra su amor constante es que me hace anhelar más su camino. Me anhela ser obediente a Él. Expreso este anhelo a través de la oración.

A veces no sé cómo debo aplicar su Palabra o me siento incapaz de hacerlo y simplemente lo expreso a Él en oración: "Señor, ayúdame a obedecerte. Ayúdame a seguirte fielmente. Quiero hacer lo que tu Palabra me enseña."
Otras veces pido que Dios me muestre su camino.

Si queremos mantenernos limpios, puros y seguir fielmente al Señor, debemos meditar en sus mandamientos a través de los cuales podemos ver sus caminos, o su voluntad. Debemos considerarlos o darles atención con la intención de llevarlos a cabo.

 Piensa cómo comenzarás a llevar a cabo esto. ¿Qué necesitas ordenar en tu vida para llevarlo a cabo?

Para mantenernos limpios en nuestros caminos, no solo debemos tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra, atesorarla en nuestro corazón, ser enseñable, compartirla con otros, gozarte y valorarla más que cualquier otra cosa, meditar en ella pero también hay que deleitarse en las Verdades de Palabra de Dios v. 16

1. El Placer de la Palabra de Dios v. 16b
"Me regocijaré en tus estatutos"

La palabra "delicia" es la misma que es usa en este versículo. Aparece 9 veces en este salmo. Salmo 119:24, 35, 47, 70, 77, 174, 92, 143

La idea de delicia o placer es la misma en el primer salmo. El Salmo 1:2 dice "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

¿Qué es tu deleite?
Para muchos de nosotros es algo tangible como la comida. Tengo problemas con las dietas. Al momento de oigo la palabra dieta pienso ser limitado en comer. Me encanta la comida y muchas veces después de comer la comida de mi esposa prepara le digo, "¡Qué rico es comer!" La comida me trae deleite.

La voluntad de Dios revelada en su Palabra debe ser nuestro deleite. Dios promete una vida de bendición si lo hacemos. Nunca dejaremos de producir fruto espiritual.

¿Qué te trae placer? Sin duda muchas cosas. Me acuerdo en una clase de sicología que el profesor dijo que en la vida solo había dos clases de placeres, bueno y malo. Decía que cada acción era una de los dos. Tiene algo de sentido esto.

Así que la Palabra de Dios o me trae un placer bueno o un placer malo. Si te trae un placer malo es porque no has conocido a Cristo como tu Señor y Salvador o estás viviendo en desobediencia a la Palabra de Dios.

La Palabra de Dios debe causarte regocijo o deleite porque revela la voluntad de Dios. Por el otro lado debe llevarte a

2. No Ignorar su Palabra v. 16b
"No me olvidaré de tus palabras"

El salmista comienza acertando que, para mantener su vida pura, el joven debe "guardar sus palabras" y aquí lo dice de otra manera, "no me olvidaré de tus palabras". Ambas ideas dicen lo mismo, una de una manera positiva y una negando lo que no hará.

¿Cómo te estás deleitando en la Palabra de Dios durante la semana? ¿Estás ignorándola y prefieres los manjares del mundo que no te traerá satisfacción espiritual, sino que te alejan de Él?

Dios te ha dado la manera de mantener tu vida pura, limpia, y santa. Es su Palabra. Solo ella te traerá este resultado. Envuelve tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra,  atesorarla en nuestro corazón, ser enseñable, compartirla con otros, gozarte y valorarla más que cualquier otra cosa, meditarla y deleitarse en ella.

Primera parte
Segunda parte
Predicación del Sermón completo 


Cómo Mantener tu Vida Pura - Salmo 119:9-16 - Segunda Parte

Como hablamos en la entrada anterior, para mantenernos limpios en nuestros caminos, no solo debemos tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra y atesorarla en nuestro corazón sino también tener, disponibilidad para ser enseñado por la Palabra de Dios v. 12

Para mantener una vida pura, limpia agradable a Dios debemos estar disponibles para ser enseñados por la Palabra del Señor.

Esto se demuestra en dos formas:

1.  Bendiciendo a Dios v. 12a
"Bendito tú, oh Jehová"

Cuando tu corazón atesora la Palabra del Señor en tu corazón, te lleva a adorar a Dios. Le das la gloria a Él por lo que ha hecho. Te ha librado de caer, de pecar y vives una vida recta delante de Él.  Es importante reconocerle a Él como la fuente de nuestra victoria espiritual. Esto nos ayuda a mantenernos humildes. Esta actitud es crucial para nuestra vida.
Pero también

2. Rogando a Dios Ser Enseñado Obediencia v. 12b
"Enséñame tus estatutos"

El salmista pide 9 veces que sea enseñado por el Señor (Ps. 119:12, 26, 33, 64, 66, 68, 108, 124, 135)

Ser enseñado a ser obediente es difícil. Muchos de nosotros luchamos con nuestros hijos para que ellos sean obedientes. ¿Porqué? porque sus deseos pecaminosos siempre quieren dominarlos. Nosotros debemos enseñarles a que sean enseñables. Pero nosotros también luchamos por ser obedientes a Cristo. Ellos ven que venimos a la Iglesia y si realmente estamos abiertos a ser enseñados por el Señor.
¿Discutes con ello con lo que Dios te está enseñando? Tu transparencia es importante para mostrarles que eres enseñable.
¿Por qué nos cuesta obedecer al Señor? Porque nuestros deseos se oponen a los deseos de Dios.

Gálatas  5:17dice,
"Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis."
La única manera de ser enseñado es dejar que el Espíritu Santo nos guíe.

Gálatas 5:16 dice, "Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne." Romanos 8:13 dice "más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis."

Salmo 86:11 es un versículo que leo casi cada mañana como una oración que expresa el deseo de ser enseñado por el Señor.
Este debe ser nuestro deseo.
¿Cómo está tu deseo de ser enseñado por el Señor? ¿Qué te está pidiendo hoy que aprendas?

No solo debemos tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra y atesorarla en nuestro corazón sino también tener, disponibilidad para ser enseñado por la Palabra de Dios
sin también el deseo de compartir la Palabra de Dios con otros v. 13
"Con mis labios he contado
Todos los juicios de tu boca."

Los Juicios (mishpatim; 23 veces) se refieren a lo que Dios revelado y declarado como bueno o malo las decisiones.

El salmista dice que, porque busca la Palabra del  Señor con determinación, la atesora (es obediente) en su corazón, y busca ser enseñado por el Señor puede no solo mantenerse puro y limpio en su camino y puede compartirla con otros.

No basta solo orar al Señor bendiciendo su nombre y pidiéndole que nos enseñe sino también debemos compartir con otros los juicios o lo que Dios nos ha declarado en su Palabra como su voluntad. Debemos compartir lo que nos está enseñando a través de su Palabra.

¿Cómo nos ayuda esto?

1. Nos Mantiene  Responsables ante Otros 

Cuando compartimos abiertamente lo que Dios nos está enseñando, nos hace responsable ante otros. Hay una idea muy común que dice que yo soy responsable solo ante Dios y no necesito ser transparente con nadie. Esto es un error. La Biblia enseña lo opuesto. Hay por lo menos 10 mandatos "unos a otros". Esto solo sucede si compartimos de una manera transparente. Esto es la iglesia. No es museo para ver lo del pasado, no es un parque de diversión para reírte todo el tiempo y gozar tu espacio personal con tus preferidos, es un  hospital donde nos ayudamos unos a otros con nuestras heridas. A veces tiene mal olor y hay gemido, pero buscamos juntos el consejo de Dios.

2. Ayuda a Otros a Seguir tu Ejemplo

No solo nos mantiene responsable ante otros sino también ayuda a otros a seguir nuestro ejemplo. Si tus hijos oyen de tus luchas y como Dios te está enseñando, te ayuda a ser responsable ante ellos.
Los jóvenes hoy día son influenciados por otros jóvenes.  ¡Cuanto más el joven cristiano que vive para Cristo debe ejercer una influencia buena a los demás!

Esto es solo posible cuando guardas la Palabra de Dios y tu vida la demuestra a otros.

Para mantenernos limpios en nuestros caminos, no solo debemos tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra,  atesorarla en nuestro corazón, ser enseñable, y compartirla con otros.

Tercera parte
Predicación del Sermón completo 


Cómo Mantener tu Vida Pura - Salmo 119:9-16 - Primera Parte

Lo que el Salmo 119:9 dice o pregunta es aún más relevante para esta generación y para todos nosotros. ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

La preguntas es cómo vivir una vida pura, limpia, íntegra, moral. La respuesta es guardando la Palabra.

Ha sido la falla nuestra como padres, como comunidad y como iglesia de articular la verdad de la Palabra de Dios a nuestros jovenes. No hemos enseñado a nuestros jóvenes y niños como guardar la Palabra de Dios. Cuando hablamos de darles consejos les damos nuestra "palabra" no la "palabra" de Dios.  El consejo que les damos es a menudo el mismo que la cultura les dice. Como consecuencia no saben cómo responder al sinnúmero de situaciones morales y éticas en este mundo. El resultado es desastroso. No quieren nada de Dios y menos de su Palabra.

Aquí hay algunos consejos (muchos enseñados con nuestro ejemplo):
- Tu puedes ser lo tú quieras si te lo propones
-  Disfruta la vida
- Ten prioridades
- Trabaja duro
- Se responsable

La respuesta está en este salmo. Debemos guardar su Palabra. Palabra (dabar; 24 veces) quiere decir cualquier palabra que viene de Dios.

No sabemos si el salmista era joven o era un maestro enseñando a sus estudiantes, pero la pregunta que les presenta la encontramos en el versículo 9.

Aunque la pregunta está dirigida a una persona joven, no quiere decir que es solo para ellos. Es también para nosotros.

Esta pregunta tiene como contexto los versículos anteriores que hablan de cómo debemos ser obedientes a la Palabra de Dios. Esta siguiente sección (bet) nos da lo práctico para ser obedientes a la Palabra y así mantener nuestra vida pura, limpia, sin mancha, irreprensible, santa.

Aunque decimos que la respuesta es fácil, debemos obedecer la Palabra de Dios (v. 9), envuelve ciertos aspectos prácticos que deben ser real en nuestras vidas.

¿Qué debemos tener o necesitamos para vivir una vida pura, limpia, sin mancha, irreprensible, santa delante de Dios?

Determinación para Buscar al Señor por medio De su Palabra v. 10

1. Es un Acto de la Voluntad v. 10a
"Con todo mi corazón te he buscado"

La palabra "corazón" (leb) no significa lo que nosotros entendemos como corazón. No es aspecto emocional. El corazón en el concepto judío envuelve también la voluntad y el razonamiento.  Aparece 14 veces en este salmo (Salmo 119:2, 7, 10, 11, 32, 34, 36, 58, 69, 80, 111, 112, 145, 161)

Buscar al Señor envuelve un acto de la voluntad que es planeado. No es algo emocional.  Envuelve "todo" nuestro corazón. (Salmo 119:34, 58, 69, 145)

Si tu deseas mantener tu vida pura, limpia y santa delante del Señor tendrás que buscar al Señor cada día a través de un acto planeado y premeditado. Es interesante que cuando caemos en pecado, muchas veces es un acto planeado.
Si queremos evitar caer en pecado debemos buscar la Palabra del Señor con todo nuestro corazón.
Pensemos en el ejemplo que les damos a nuestros jóvenes.

¿Miran ellos que buscamos al Señor con todo nuestro corazón a través de su Palabra? La verdad es que ellos no lo ven en nosotros y no tienen ningún interés en hacerlo.

Nuestra determinación debe ser un acto de la voluntad y

2. Es un Acto de Dependencia v. 10b
"No me dejes desviarme de tus mandamientos"

Parece ser que hay una contradicción. En la primera parte, el salmista está determinado a buscar al Señor a través de su Palabra, pero aquí pide que Dios le ayude a no desviarse.

No es una contradicción. Dios dice que debemos de hacer nuestra parte. Filipenses 2:12 dice que debemos de "ocuparnos de nuestra salvación con temor y temblor." En la vida cristiana no hay lugar para la auto confianza. 1 Cor. 10:12 dice "Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga."

Pero también sabemos que Dios es el que nos ayuda en el proceso de nuestro crecimiento espiritual. Esto es lo que dice Filipenses 2:13 y debemos rogar que él no nos permite desviarnos de sus mandamientos.

Los jóvenes hoy día se dedican a los deportes, a las artes, o a querer ser alguien importante o reconocido. Y nosotros como padres o como iglesia les animamos, pero no a buscar al Señor y depender de Él. Vamos a todos sus partidos, los llevamos, gastamos horas tras ora. Pero nuestra determinación de buscar al Señor a través de su Palabra no existe. Ven claramente nuestras prioridades que muchas veces son guiadas por ellas y no por nosotros. Ellos no son tontos, saben claramente que tu no buscas al Señor con todo tu corazón y no dependes de Él.

Otras personas tienen determinación para mejorar su cuerpo y van al gimnasio siguiendo un régimen estricto. Otros tienen determinación para ascender en la posición en su trabajo. No tiene nada de malo, como ya saben que yo lo hago. Pero esta determinación es la que debemos tener para con la Palabra del Señor porque solo ella pueda mantenernos limpios, puros, fieles en el camino de la fe.

¿Cómo está tu determinación de buscar al Señor a través de su Palabra con todo tu corazón? ¿Cuál es tu régimen espiritual?

No solo debemos tener la determinación de buscar al Señor con la determinación de nuestra voluntad para depender de Él sino debemos también, atesorar la Palabra de Dios en tu corazón v. 11

"En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra ti."

El salmista dice que ha obedecido los mandatos del Señor en su corazón para no pecar contra Él. Hablamos anterior sobre este concepto de corazón.

Mateo 6:10 dice que donde esté tu tesoro (lo que valoras) allí estará tu corazón. Esto quiere decir que lo valoramos es allí donde están nuestros afectos.  Esto se puede determinar por medio de una pregunta,

¿Qué es algo con lo cual si no tuvieras nada no podrías vivir? Se honesto. Quizás digas, "mi esposo o esposa, mis hijos, el internet o estar conectados con otros, mi casa, mi colección de__". Esto no quiere decir que es malo pero cuando Dios te pide algo, debemos estar dispuestos a dejarlo todo.

Dios pide tu corazón para que atesores su Palabra en tu vida. (Prov. 23:26)

Esta debe ser la prioridad de tu vida. Dije "la" prioridad no una prioridad. Debe de ser la principal. Explicaré más adelante porque es "la" prioridad máxima. Pero en términos de resultados para tu vida,

¿Por qué? Porque atesorar la Palabra de Dios le guardará del mal camino, le mantendrá puro y limpio en tu manera de vivir.

Si la generación milenial o Z siguen sus caminos no terminarán bien. Lo sabemos. El caos moral eventualmente les destruirá y les condenará a una eternidad sin Cristo. Esto es el plan del Enemigo. Es lo mismo en nuestra vida. Nada nos librará de pecar sino el atesorar la Palabra de Dios en nuestra vida.

Los beneficios serán para ti. Cuando les digo a mis hijos que deben ser obedientes es porque les digo que los beneficios son para ellos. Yo no recibo nada directamente. Ese es plan de Dios. Desea lo mejor para ti, pero no sucederá a menos que atesores su Palabra en tu corazón.


1. Debemos Buscar la Sabiduría de la Palabra de Dios y Seguirla Diariamente v. 11a
"he guardado tus dichos"

La sabiduría de Dios revelada en su Palabra debe ser algo que buscamos diariamente porque ella nos enseña cómo vivir temiendo al Señor.  No solo nos librará del mal camino con sus consecuencias, sino que nos asegura una recompensa delante del Señor. Prov. 2:1; 7:1

Además, sabemos que Cristo es nuestra sabiduría. 1 Cor. 1:30 y su Palabra debe habitar en nuestros corazones. Col. 3:16
Es a Él a quien buscamos cada día a través de su Palabra. Él es nuestra sabiduría porque nuestra vida está en El.

Pero él no es tu sabiduría hasta que no crees en Cristo como tu Señor y Salvador. De otra manera no entenderás la Palabra del Señor, y su sabiduría se te hará algo confuso y extraño.

Solamente puedes decir "para mí el vivir es Cristo..." (Fil. 1:21) cuando has dado tu vida a Cristo.

¿Lo has hecho? Si no los has hecho lo puedes hacer esta mañana.

"Antes de recibir al Señor Jesús vivíamos por nuestra cuenta. Pero después de recibirlo, Dios desea
que El viva en nosotros y por nosotros. Cuando el Señor Jesús se vuelve nuestra vida, ya no tenemos necesidad de vivir conforme a nuestra vida original.
El Señor Jesús no nos da mandamientos, sugerencias ni enseñanzas que debamos llevar a cabo, sino que viene de nuestra vida interna y lo hace todo en nuestro lugar, para que podamos vivir por Su vida. Anteriormente
reaccionábamos a las circunstancias con nuestra propia vida, pero ahora debemos permitir que sea la vida de Cristo la que responda." - Watchman Nee, "Cristo es Nuestra Sabiduría"

Debemos atesorar la Palabra del Señor en nuestro corazón no solo porque allí encontramos Su Sabiduría sino porque también

2. Nos Libra de la Tentación y Pecado v. 11b
"Para no pecar contra ti"

"El salmista sabe que, si ama lo que debe amar, odiará lo que debe odiar, vivirá como debe vivir." -                                         W. Graham Scroggie, Salmos

Así sucede, solo si amas lo que debes amar que odiarás lo que debes odiar. Y eso viene del atesoramiento de la Palabra en nuestros corazones.

Atesorar la Palabra de Dios es atesorar a Cristo. Nuestro Señor Jesucristo fue claro en Juan 5:39 que las Escrituras son las que dan testimonio de Él.

Es a través de ella que se revela y nos enseña a cómo vivir una vida pura y santa como Él la vivió. Cuando lo hacemos somos más como Él y deseamos lo que Él desea. Si nuestro deseo es ser como Cristo, atesoraremos su Palabra en nuestros corazones. Como dice el canto,

"Pon tus ojos en Cristo
Tan lleno de gracia y amor
Y lo terrenal sin valor será
A la luz del glorioso Señor"

Y es por esto que debe de ser nuestra prioridad antes que cualquier cosa.

¿Cómo estás atesorando la Palabra de Dios en tu vida?

Para mantenernos limpios en nuestros caminos, no solo debemos tener determinación para buscar al Señor a través de su Palabra y atesorarla en nuestro corazón.

Segunda parte
Tercera parte
Predicación del Sermón completo