Featured Post

Tyler Morning Telegraph - Galdámez brings church planting, education experience to Grace Español

Here are two articles written by Emily Guevara ( Twitter: @TMTEmily)  on our background and on  Grace Español .   Tyler Morning Telegraph...

Internet Archive bookmarks for: despond

Saturday, October 29, 2016

God's Sovereign Rule in Your Life and Mine - Isaiah 44:24-45:25

 Isaiah 45 deals with how God sovereignly rules in your life and mine. This raises a couple of  questions. First, can he rule my life without my approval or my willingness? Yes. In fact, we will see that God is in control of everything that happens in your life and it includes your unwillingness.  A second question is, why does he want to rule my life and yours? Isaiah 44:23 has the answer. To bring glory to to Himself.

The Westminster Catechism Short has this question and answer: Q - What is the chief end of man?  A - Man's chief end is to glorify God and enjoy Him for ever.

He wants to bring glory (fame, a realization of his greatness, display his beauty) to His name through your life just like he did with Israel. He wants to make his name known through your life. As He works in your life, he wants to show you that He is God and deserves to be worshipped by you. Our sole purpose and goal in life should be to worship God for who He is and what He has done in our lives.

The are four statements or truths that show God is sovereign over your life. As we learn these truths, think of how this leads you to worship Him, glorify Him and enjoy Him. Think of the the assumptions, wrong thinking, false ideas or other things that keep you from accepting and living in the light of these truths.






Saturday, October 22, 2016

La Promesa de Salvación en el Destierro Espiritual - Isaías 40

Isaías el profeta (al igual que Jeremías y Miqueas) fue llamado para confrontar al pueblo y advertirle del juicio venidero a menos que se arrepintieran. Ellos rehusaron arrepentirse. El reino del Sur fue desterrado por Babilonia bajo la mano soberana de Dios por setenta años. Pero el juicio de Dios mencionado en los capítulos 1-39 no concluyen el plan de Dios.  Dios ofrece la promesa de la libertad. Ofrece esperanza. Ofrece consolación.

Todos pasamos por tiempos destierro espiritual. Quizá no como el reino del Sur o Judá que estaba compuesto por las dos tribus de Israel, lado de Judá y de Benjamín, después de la separación de las doce cuando Salomón murió.  Esto me pasó a mi hace como siete años atrás. Y aunque no fue una rebeldía completa, fue una separación que me llevó a la apatía, la indiferencia, el desánimo y la falta de deseo de seguir a Cristo. No pensé que saldría de ese valle. Dios fue paciente y me guio hasta que me restauró y ayuda a levantar de nuevo.

Isaías 1-39 habla del juicio de Dios sobre Judá.  Desde la muerte de Ezequías, Israel había descendido en la apostasía espiritual.  Unos años antes, Israel o el reino del Norte compuesto por diez tribus había sido llevado cautivo por Asiria.  Ahora Judá o el reino del Sur estaba en la misma dirección que el reino del Norte excepto que Babilonia sería la nación que los desterraría.

Pero este pasaje nos habla más que solo de un destierro físico, nos habla del destierro espiritual. Es la separación que nosotros hacemos con Dios debido a nuestro pecado. En el caso de Judá, Dios lo disciplinó por 70 años mandándolo cautivo. En nuestro caso, el destierro no es físico sino espiritual. Aunque esto no es lo que Dios quiere, muchas veces nosotros creemos que entendemos mejor el plan de Dios, o simplemente rechazamos el plan de Dios para nuestras vidas y seguimos nuestros deseos. Esto trae el destierro espiritual.

Así es con nosotros. Primero, Dios nos advierte que nuestro pecado, nuestra desobediencia traerá su disciplina. Nos advierte vez tras vez pacientemente. Nuestra desobediencia nos lleva a experimentar su disciplina. Su disciplina es el proceso de corrección por el cual debemos pasar hasta que aprendamos lo que Él desea para nosotros. ¡Qué diferente fuera nuestra vida si fueras obedientes a Dios! ¡Cuantas cosas no agradables nos evitaríamos! Muchas veces al mirar lo que la desobediencia trae a las vidas, las consecuencias, el caos, me llena de tristeza pensando que se podía evitar si escucháramos la voz de Dios.

Y en todo esto, Dios no nos deja hundidos en el castigo. Nos da su consolación. Este es el tema que Isaías desarrolla en los capítulos 40-66.

El mensaje de la promesa del capítulo 40 no fue solo para el reino de Judá sino para nosotros. Este mensaje es para nosotros.  El mensaje es que, en el Prometido, en Cristo, el Mesías tenemos consolación, perdón, rescate, y tenemos su Palabra confiable que nos guía e instruye. Le tenemos a Él como nuestro Dios soberano como nuestro pastor, nuestro Señor, nuestro sustentador. A través de Él podemos experimentar la transformación de Dios y una vida en paz con Él. Este es el mensaje de Isaías 40. Habla de cuatro aspectos que son parte de la promesa para su pueblo en tiempo de destierro espiritual.









Sunday, October 16, 2016

Ved aquí al Dios Tuyo

¡Ved aquí al Dios vuestro! Isaías 40:9

Cuando se escribieron estas palabras el pueblo de Dios (Judá, reino del Sur) estaba en peligro (150 años) de ir en cautiverio por su desobediencia. Dios usó al profeta Isaías para advertirles lo que iba a suceder. Ellos no escucharon. Eventualmente fueron llevados cautivos a Babilonia. Allí recordarían las palabras escritas por el profeta Isaías. Estas eran palabras de consolación. Allí leerían y recordarían la promesa de Dios. La promesa de salvación. Aprenderían que el pecado separa, el pecado destruye, el pecado no trae nada bueno. Allí recordarían, al escuchar al pregonero de Dios, "¡Ved aquí al Dios vuestro!" Finalmente, mirarían la salvación de Dios, el rescate después de 70 años de cautiverio. Toda la evidencia mostraría que solo Dios es el que pudo sacarles de la situación en que estaban. Él había sido fiel en su palabra.

Este pasaje tiene su aplicación para nosotros en lo que Dios hace. Ciertamente hay momentos en que pasamos por tiempos difíciles debido a nuestra desobediencia y Dios no nos deja solos. Aunque nos disciplina, Él lo hace para guiarnos devuelta a su redil.  Él quiere que vivamos en obediencia a su voluntad. Cuando te saque de esa situación debes decir a otros que fue Dios el que lo ha hecho.
Pero otro nivel de aplicación no es en contexto de la disciplina de Dios, sino en el contexto de como Dios se manifiesta en nuestra vida para guiarnos y enseñarnos.

En mi caso, he tenido el privilegio de volver a servir a Dios después de más de 12 años de estar fuera. Tres de esos años estuve orando y buscando que Dios respondiera. Dios lo hizo hace más de un año. Nos llevó fuera del Estado donde vivíamos a un Estado que nunca nos imaginamos que viviríamos. Podemos decir, "¡Ved aquí nuestro Dios!" Él nos ha guiado a iniciar una ubicación en Español llamada Grace Español de nuestra iglesia Grace. Miramos que es nuestro Dios el que está haciendo la obra. Podemos verlo en todas las áreas de nuestras vidas, pero especialmente en las personas que Dios está trayendo a la iglesia. Soberanamente, Él está obrando de tal manera que solo podemos decir, "¡Ved aquí al Dios nuestro obrando!" No podemos ver todo lo que Él quiere hacer pero sabemos que nos está guiando. Dios está formando a una iglesia muy particular con las distintivas que Él desea. Es una iglesia multiétnica y multilingüe. Hay retos, esto lo sabemos. Pero no hay lugar a duda que Dios está obrando.
Cuando pienso en un ejemplo de hoy, ¿cómo es que la directora de la escuela de mi hija de seis años llegó a nuestra iglesia (la cual habíamos invitado) llegó y dijo que desde el momento en que se paró allí sabía que la gloria de Dios quería manifestarse en Tyler a través de nuestras vidas? "Ved aquí al Dios tuyo."  La manera en que ahora que Dios nos ha conectado con está directora piadosa, nos hace ver, al igual que sus palabras, que es obra de Dios. Pensamos en ayudar en la escuela y Dios también tiene algo pero no sabemos qué es Dios obrando. 

¿Qué está haciendo Dios en tu vida? ¿Qué cosas puedes mencionar en las cuales Dios está mostrando su gloria? Te invito a que pidas a Dios que te guíe en cada paso de tu vida y puedas decir a otros, "Ved aquí al Dios tuyo."



Friday, October 14, 2016

El Dios de las Promesas - Isaías 25

Creemos en el Dios de las promesas.  De acuerdo al Diccionario de Temas de la Biblia hay aproximadamente 5,467 promesas en la Biblia. Las promesas de Dios son irrevocables porque es un Dios que no miente Num. 23:19 (Numbers 23:11) que no cambia, Salmo 110:4 (Ps. 110:4) y que tiene todo el poder para cumplir lo dice Isaías 55:11 (Isaiah 55:11).

Él es digno de toda nuestra confianza. 


Muchas de esas promesas son proféticas, algunas que ya se cumplieron. La promesa central de la Biblia es el del advenimiento del Mesías, Cristo. Gálatas 4:4 (Gal. 4:4) Él vino como Dios dijo, murió y resucitó para darnos la vida eterna.  Él ha ascendido al Padre y está sentado a la diestra del Padre y llevará a cabo su plan de redención. Ahora tenemos la esperanza de que todas sus promesas serán cumplidas en Él.

Es en Cristo que se cumplen todas las promesas de Dios. 2 Cor. 1:18-20. 

En Isaías 24 tiene un tenor apocalíptico donde Dios juzga al mundo. En el capítulo 25 encontramos una promesa futura. Esta promesa tiene que ver con el rescate y la preservación del pueblo de Dios en el futuro, en el "Día del Señor." Esto es una referencia a los tiempos finales de nuestro planeta cuando "Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho." v. 8

Esto debe de darnos seguridad en medio de un mundo tan incierto. Nuestro Dios es el único digno de toda nuestra confianza. No es la política, las riquezas, la moralidad, la paz externa, la felicidad, el único digno de toda nuestra confianza es Él, es el Dios de la Promesas. Promesas que Él ha cumplido, cumple y cumplirá. Y por esto Él es confiable. Este es el mensaje de Isaías 25. 

Isaías comienza alabando a Dios por todas sus maravillas que ha hecho, porque todos sus "consejos antiguos son verdad y firmeza." Dios es confiable porque lo ya ha hecho y por lo que hará. Es el Dios de la Promesas.

                                               El Dios de las Promesas - Isaías 25




En el sermón se hace referencia a una foto. La cuál se publica abajo.


Finalmente, se cita el himno en Inglés "It is Well" con la historia de cómo surgió. Esta historia es muy conmovedora. Abajo escribo mi traducción (excepto la primera estrofa):

De paz inundada mi senda ya esté
O cúbrala un mar de aflicción,
cualquiera que sea mi suerte, diré:
Está bien, está bien con mi alma.

When peace like a river attendeth my way
When sorrows like sea billows roll;
Whatever my lot Thou hast taught me to say
It is well, it is well with my soul.

Chorus: It is well with my soul,
It is well, it is well with my soul.

 Coro: Está bien con mi alma,
Está bien, está bien con mi alma.

Though Satan should buffet, tho trials should come,
Let this blest assurance control,
That Christ has regarded my helpless estate,
And hath shed his own blood for my soul.

Aunque Satanás me bofetee
Aunque pruebas vengan
Que sea esta bendita seguridad el control
Que Cristo ha considerado mi esta inútil
Y ha derramado su propia sangre por mi alma

Mi pecado, oh la dicha de este glorioso pensar
Mi pecado, no en parte
Está clavado en la cruz, y no más lo cargo
¡Alaba a Dios, alaba a Dios, o mi alma!

My sin--oh, the bliss of this glorious tho't:
My sin not in part, but the whole
Is nail'd to the cross and I bear it no more,
Praise the Lord, praise the Lord, O my soul!

Y el Señor apure el día cuando la fe sea vista
Cuando las nubes el desenrolle como un rollo
La trompeta sonará y el Señor descenderá
Aun así, está bien con mi alma

And, Lord, haste the day when the faith shall be sight,
The clouds be roll'd back as a scroll,
The trump shall resound and the Lord shall descend,
"Even so," it is well with my soul.




Thursday, October 06, 2016

Experimentando la Grandeza de Dios - Isaías 6

Nuestras mentes limitadas no pueden entender la grandeza de Dios en su totalidad. Sin embargo, Dios ha decidido revelarse y mostrarnos algo de su grandeza. Este el caso de Isaías 6. Dios le muestra a el profeta Isaías algo de su grandeza. Aun siendo una persona finita, limitada a lo humano le deja ver algo de su grandeza.  Note que no ve ninguna parte física de Dios porque no es posible porque Dios es espíritu.  Isaías ve y observa lo que está alrededor del trono de Dios y experimenta algo de su grandeza.

La grandeza de Dios de Dios le hace ver su pecaminosidad. Su grandeza le hace dar cuenta que es pecador, contaminado por sus pecados. Tanto es la santidad de Dios que le lleva a declararse muerto. No puede resistir la grandeza de Dios.

Esta es la revelación de la grandeza de Dios que se encuentra en Isaías 6. Nos hace ver nuestra pecaminosidad. Nos hace ver la necesidad de tener a alguien que nos limpie y nos de pureza. Nos hace ver que somos rebeldes, alejados de Dios.


Nos lleva a querer, a desear ser cambiados, transformados en nuevas personas cerca de Dios, dignas de su presencia. Podemos descansar de nuestras cargas cuando el Dios santo tiene un encuentro con nosotros. Esta experiencia transciende lo humano, terrenal y nos eleva a "lugares celestiales en Cristo Jesús."





Pulse el enlace abajo para escuchar.